lunes, diciembre 21, 2009

Los besos y la ausencia...

Federico Moura


Se le recordará hoy de muchas maneras y quizás se escribirán muchas reseñas acerca de su vida. Puede que lo mío no aporte nada novedoso, pero es el recuerdo para un músico que dejó su arte como huella que permanece en el tiempo.


Nació un 23 de octubre en 1951, el cuarto de seis hermanos dentro de una familia de Mar del Plata, su padre abogado, Pico Moura y su madre profesora y pianista, Velia Oliva. Tal vez de quien Federico heredó sus inquietudes artísticas para desde pequeño sentirse atraído por la música aunque también practicaba deportes como el rugby y el fútbol junto a sus hermanos.

"Jugaba de wing izquierdo al fútbol, pero si el partido estaba peleado bajaba al medio, a ayudar."

"Lo que pasaba es que en nuestro hogar se respiraba la música por todos los rincones, por mi madre y por mi abuela, ambas tocaban el piano. Pero nuestros viejos, como todos, querían que hiciéramos algo, porque ser músicos para ellos no era nada. Finalmente les demostramos lo contrario."

Su primera banda fue Dulcemenbriyo donde tocaba el bajo, tenía 15 años entonces y Federico ya intentaba darle un toque estético al grupo que incluso llegó a traspasar las fronteras y tocar en Bolivia.

Fue por esos años que abandona sus estudios de arquitectura y viaja a Europa, luego Nueva York y Brasil. Trás aquella aventura y gracias a la ayuda de su padre abre una tienda de ropa en Buenos Aires, la que abandona aburrido de la parte administrativa del asunto. La tienda se llamaba Limbo.


Su espíritu inquieto le haría volver nuevamente a Europa y visitar otra vez Brasil. Para a su regreso formar el grupo Las Violetas junto a los hermanos Mario y Ricardo Serra, además de otros músicos, ahora en el rol de cantante. Al ver que la banda no progresaba es que emprende rumbo a Brasil con la idea de llegar a España posteriormente y tentar suerte desde allí en lo musical, pero se establece más tiempo del pensado en Brasil.

En tanto en La Plata, sus hermanos menores Julio y Marcelo tenían un grupo llamado Marabunta el cual integraban además Enrique Muguetti, Pablo Tapia y los hermanos Basilio y Rodrigo. Luego de la fusión de ambas bandas se formó Duro cuya vocalista era Laura Gallegos con quien no estaban conformes del todo, entonces deciden plantearle a Federico la idea de ocupar ese lugar. Tiempo después, tras una inesperada enfermedad de Julio antes de un concierto optarían por el nombre de Virus.

Gran parte, por no decir toda la estética desarrollada por Virus era producto de la creación de Federico, quien con carácter fuerte y liderazgo natural, tomaba decisiones dentro del grupo como contratar y despedir personal o hablar con los sellos discográficos. A menudo se peleaba con su hermano Julio por diferencias en estos aspectos.

"Trabajar con Julio es difícil; es muy sensible; a veces me dan ganas de matarlo y a él de matarme a mi."

Los comienzos con Virus no fueron fáciles, dada la oposición de algunos sectores de la prensa hacia la propuesta del grupo, así como también de parte del publico y músicos quienes los consideraban ambiguos y frívolos. Sin embargo poco a poco el grupo se fue haciendo respetar en el ambiente musical argentino, como así también Federico gozaría del reconocimiento de sus ideas y calidad artística gracias a su elegante manera de interpretar, a su estilo tan personal y a su carisma escénico. Músico inteligente, profesional y talentoso, lo comparaban con Bowie y Bryan Ferry.


Cuando Soda Stereo entró a grabar su primer álbum, les fue propuesto Federico como productor, su rol en ese disco fue más que nada aportar ideas y no limitar la creatividad de Cerati, Bosio y Alberti. Aunque consideró en algún momento dejar fuera "Un misil en mi placard" porque la encontraba muy parecida a The Police. Ese fue el inicio de la amistad entre ambas bandas.

Virus siguió creciendo y llegó a ser una banda representativa del sonido de los ochentas en Sudámerica. Aunque seguían teniendo detractores, sobre todo los que provenían del rock más crudo como Luca Prodán y Los Violadores, fundamentalmente con Prodan las declaraciones solían llegar a la descalificación personal.

"Siempre mis relaciones afectivas han sido totalmente transgresoras, con gente de mucha más edad, o con gente de mucha menos edad, o con gente de mucho más dinero, o de mucho menos dinero...Tengo la necesidad de probar que puede existir un afecto aún a pesar de la estructura social."

"Hasta algún momento de mi vida fui un muchacho como cualquier otro, con un repertorio amplio de intereses, pero lo que más me marcó fue el amor. Lo primero que soñé tener para toda mi vida fue un gran amor, un amor verdadero, como dicen que existe; cuando fracasé en eso me dediqué de lleno a la música."



En 1987 Virus preparaba la grabación de su disco "Superficies de Placer" en Brasil cuando Federico sufrió una inesperada neumonía provocándole una baja de peso considerable. Entonces decidió consultar varios médicos y uno de ellos le aconsejó realizarse el test del SIDA, por aquellos años una enfermedad casi desconocida. El resultado del test fue positivo. Federico lo tomó con calma y adelantó el grabar las voces para el disco. Poco a poco fue delegando tareas a sus hermanos y de alguna manera preparándolos.

Su delicado estado de salud comenzó a hacerse notorio aunque se cuido de hacer publica cualquier información al respecto, algo que nunca le interesó a Federico fue involucrar su trabajo artístico y profesional con lo personal.

El grupo se vio afectado y las pocas presentaciones realizadas no los dejaron conformes, debiendo cancelar giras presupuestadas. En su última actuación en Chile, durante el programa "Sabados Gigantes", llamó la atención lo demacrado que lucía.

En este período pensó abordar un proyecto solista del cual alcanzó a realizar demos en su casa y el 21 de Mayo de 1988 realizó su última actuación en vivo. También recibió la invitación de Leda Valladares para participar del proyecto "Grito en el cielo" para lo que se apoyó en Daniel Sbarra para las voces.

Más delgado de lo normal y de pelo corto dio una de sus últimas entrevistas a Carlos Polimeni de Rock&Pop publicada en Junio de 1988, donde, ante la observación del periodista por su delgadez, sólo lo atribuyó a algo natural de su contextura física.

"Para mi atender mi propio cuerpo, manifestarlo en toda su intensidad, mostrarlo, es tan importante como cultivar mi mente. Mente y cuerpo son esenciales. Si transmitimos sensualidad, me encanta, me reconforta."

Su estado comenzó a hacerse crítico luego de detectarsele una angina. No pudo participar directamente del disco "Tierra del fuego" y dejó en Marcelo la responsabilidad de cantar. Cuando el grupo concluyó la mezcla del álbum Federico pesaba 35 kilos y estaba internado. La prensa respetó el silencio de no notificar sobre su estado, a excepción de un periodista que envío un cable a la agencias de prensa.

Hasta el miércoles 21 de diciembre de 1988, cuando de un paro cardíaco falleció en su casa por la madrugada.

A cuatro días de su muerte, Virus junto a Soda Stereo, le brindaron una despedida tocando Wadu-Wadu en La Casona de Lanús.


"No concibo la vida inhibida. Me gusta explotar quiero llegar a viejo gastado." "El virus que me ataca con más frecuencia es el de las ganas de vivir."


"Cruces" (Tema inédito) (Video fan)






Wlady AC.
Fuentes y datos: Rock&Pop, Super Rock, Taringa
Fotos: Rock&Pop, Super Rock, Clip

2 comentarios:

  1. Llego a participar en el disco Grito en el cielo Federico? Algunas frases muy buenas lei, si no te molesta
    en algún momento las usaré para mi página, te invito a visitarla https://www.facebook.com/pages/Federico-Moura-gran-voz-poeta-un-adelantado-Virus-una-gran-banda/287609241251901?fref=ts

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según las referencias que encontré, sí, llegó a participar de ese disco. Puedes usar las frases y si citas la fuente te lo agradecería. Saludos.

      Eliminar